martes, 31 de enero de 2012

Volar...

Volar...
Volar rozando con la punta de las alas las lomas otoñales de un país lejano...
Volar notando la velocidad aplastándonos contra el asiento mientras miramos el mundo pasar bajo nuestros pies...
Volar inclinados sin apenas darnos cuenta, despegándonos del suelo, flotando...
Volar sobre la nada y bajo el cielo, entre nubes y relámpagos, de noche o de día, eso es lo de menos...
Volar para después aterrizar, con viento cruzado o en la más absoluta calma...
Y notar cómo el mundo huele diferente allá donde vamos.

6 comentarios:

  1. Gracias Deirdre! :) Pensamientos fugaces de estos días... :D

    ResponderEliminar
  2. Hermoso!! Un blog genial, que merece la pena ser leído y amado. Te invito a conocer mi blog, participa en solidario en la blogoteca. Y si te parece que merece un voto, desde ya muy agradecida!!! Ya faltan días nada más para poder votar!! Hasta el 3/2/12.

    ResponderEliminar
  3. ultimamente a la gente le ha dado por volar... pues no sera con ryanair.

    me gusto, es calido y como evasivo, no?

    ResponderEliminar
  4. Con Spanair, dirás :p
    Bastante evasivo, sí... Y sueño recurrente también.
    Gracias por tu comentario, Spaski! :)

    ResponderEliminar